Al que cree todo le es posible

Marcos 5:25-34 nos relata la historia de la mujer con flujo de sangre. Ella llevaba enferma doce años, buscó ayuda con diferentes médicos  porque estaba desesperada. Gastó todo su dinero para que alguien la sanara, porque sus sueños se apagaban poco a poco al ver que no había cura para esa enfermedad. Esta pobre mujer, por doce años, experimentó: Los síntomas de su enfermedad (dolor, debilidad, calambres abdominales), soledad al no poder acercarse a nadie porque la consideraban inmunda, no podía casarse ni tener hijos porque era estéril y  gastó todo su dinero buscando una cura.
Un día escuchó acerca de Jesús, que Él sanaba a los enfermos y que justamente se encontraba por su pueblo, así que  se atrevió a ir a buscarlo. Cuando vio a Jesús rodeado de mucha gente, y a pesar de que podían apedrearla por su condición, se metió en medio de la gente, logró acercarse a Jesús y tocó el borde de su manto, porque decía: “Si tocare tan solamente su manto, seré salva” (Marcos 5:28) y al instante su hemorragia paró y fue sanada.

Propuesta de Amor

Sentirse amado es lo que el ser humano busca con más ímpetu. Cuando las parejas se enamoran son capaces de hacer muchas cosas para demostrar sus sentimientos: regalos, cartas de amor, poesías, canciones, etc. Inclusive hay casos donde un loco enamorado ha declarado su amor a la luz de unas velas en una cena, en una fiesta, en un partido de futbol, en fin son muchas las ideas que surgen ante este sentimiento tan bonito. Cuenta una historia que un novio grabó un vídeo y lo puso en el cine para que su novia lo viera. La joven llegó al cine con su hermano,  sin sospechar nada, y cuando empezó la función ella no paraba de asombrarse. En la cinta se veía a su novio confesándole al padre de la novia que la amaba y que deseaba pasar con ella el resto de su vida, luego de que el padre aprueba la unión, el muchacho sale a buscarla al cine, y es  ahí cuando entra realmente y le pide la mano en vivo y en directo.

Flashback: Hoy Michael Smith- en vivo 1993 Change your world

Tiempo de hablar

Hace muchos años tres mujeres conversaban animádamente en la plaza de un pueblo que estaba a las afueras de Londres. Cada una compartía el cambio que había experimentado en su vida al conocer a Jesús.
Estaban tan absortas en la conversación, que no advirtieron que un hombre se había acercado lo suficiente como para poder oír todo lo que hablaban. El caminante notó que aquellas palabras salían del fondo de sus corazones, esas humildes mujeres poseían algo real y sublime que él no tenía y que jamás había experimentado. El impacto de estas palabras fue tal, que nunca pudo olvidarlas.
Por lo cual, un día se propuso, apartarse de sus malas compañías y buscar el tesoro espiritual que estas mujeres poseían.